Centro Espírita Dr. Adolfo Bezerra de Menezes

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Obama x Osama

Enviar por correo electrónico Versión para imprimir PDF

               Nosotros conocemos el pensamiento de que el amor une a las personas y esto está probado con miles de relaciones que dan frutos y duran para siempre.

               Así como conocemos el condimento que despierta las relaciones de amor entre las personas, también hemos observado los casos de odio que separan los individuos.

               El odio une más que el amor porque las personas que se aman, a menudo aceptan quedar separadas por algún tiempo sólo por conocer los diversos fines que el amor impone. Cuántas personas que son verdaderas almas gemelas están separadas, una en el mundo espiritual y otra en el mundo material por necesidad de cumplir misiones en lugares diferentes visando la evolución más rápida.

               Los casos de odio entre las personas hacen con que se magneticen de una manera tan fuerte que no pueden dejarse. Muchos casos de gemelos siameses nada más son que Espíritus enemigos que Dios pone yuxtapuestos en un mismo cuerpo para aprender a amarse.

               Cuentan los anales de la historia espiritual que la antigua Mesopotamia fue pretendida, a través de sangrientas batallas, por el Imperio Romano, y se convirtió, con el paso de los siglos en el Irak actual.

               El antiguo Imperio Romano se transmutó en los Estados Unidos de América, utilizándose del símbolo de la misma águila altanera. Los EE. UU., bajo el pretexto de derrocar el dictador Saddam Hussein, invadió Irak, con algunos países aliados y promovió la muerte de millares de combatientes enemigos y personas inocentes, gastando billones de dólares en la lucha. Si el Imperio Romano no pudo conquistar Bagdad, su sucesor tomó la capital e Irak, bajo el pretexto de combatir el terrorismo.

               En la lucha contra el terror ya fueron gastos más de $ 3.5 trillones, dinero que podría ser suficiente para reformar gran parte del planeta y convertirlo en un hogar acogedor.

               George W. Bush empezó la pelea con Osama Bin Laden mucho después de este ser amigo de los americanos y ayudar al pueblo afgano a expulsar a los soviéticos de sus tierras cuando de la invasión en 1979.

               Los soviéticos apoyaban el gobierno marxista de Afganistán contra los insurgentes Mujaidines afganos, apoyados por los Estados Unidos, que buscaban derrocar al régimen comunista en el país. Esta guerra duró diez años hasta que los soviéticos abandonaron Afganistán en paz. Osama Bin Laden en ese tiempo era amigo de los americanos.

               Pero los tiempos cambiaron y Osama cambió de lado, pasando a combatir a los americanos. Perseguido, encontró la manera ideal de romper el orgullo americano: destruir con aviones las torres gemelas del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, que fue transmitido en vivo por televisión al mundo todo.

               El odio americano al mentor del ataque, Osama Bin Laden, aumentó en tamaño y proporciones, obligando a la invasión de Irak bajo el comando de George W. Bush. El presidente que autorizó la invasión de Irak dejó el cargo y su sucesor, Barack Obama, se sintió obligado a continuar la lucha contra el terror.

               Durante diez largos años el terrorista más buscado del mundo se escondió en cuevas y lugares aislados hasta ser encontrado en la ciudad de Abbottabad, cerca de la capital Paquistaní Islamabad, donde según consta fue muerto por un comando americano. El cuerpo nadie vio excepto los combatientes y la alta cúpula gubernamental americana a través de imágenes por satélite.

               Si realmente ocurrió la muerte de Osama, y, según su esposa de manera fría, porque él estaba desarmado, imaginen el odio que tomó cuenta de ese Espíritu.

               En el mundo espiritual debe encontrarse con sus amigos de lucha terrorista y habrá de inspirar a los amigos que todavía están en la carne para ampliar los ataques contra objetivos americanos.

               El odio que este Espíritu está nutriendo de sus enemigos es mortal y todo hará para dañar a los que le persiguieron.

               Un gran médium nos decía que un Espíritu por más  simple que sea siempre tendrá más posibilidades que nosotros, porque él es Espíritu y por lo tanto es libre para actuar donde y como quiera.

               Imaginen el Espíritu Osama Bin Laden libre por el mundo afuera de que será capaz de hacer. Afortunadamente, nosotros brasileños, nada tenemos en común o contra cualquier persona o país. Pensamos que todos deben ser libres para seguir su camino de la mejor manera, desde que no hagan daño a su prójimo.

               George W. Bush, Barack Obama y Osama Bin Laden tienen un largo camino adelante. Con el tiempo tendrán que ajustarse para poder seguir rumbo a Dios. No me preguntes cuántos años o siglos serán necesarios para esto, porque creo que nadie en buena conciencia sea capaz de responder.

 

Luiz Marini 25 de junio de 2011.

 

Para reflexionar

"Más allá de los límites de la Tierra, más allá del límite infinito, buscaba yo el cielo y el infierno. Pero una voz severa me advirtió: El cielo y el infierno están en ti". (Omar Kháyyám)